INICIACIÓN AL GANCHILLO

Hola a tod@s!!!

Por fin empezamos con nuestros tutoriales!!!! Estoy muy emocionada porque parecía que este momento nunca iba a llegar… pero ha llegado y ahora tengo un poco de incertidumbre ya que quiero que todo salga genial. Deseo que a tod@s os gusten nuestros tutoriales y sobretodo espero que a tod@s os parezcan sencillas y prácticas nuestras explicaciones, que en realidad eso es lo más importante, porque, ¿de que sirve un tutorial en el cual no te enteras de nada?

Como habéis leído en el título, hoy vamos a publicar el tutorial de “Iniciación al Ganchillo”. Y por qué hemos elegido ganchillo en vez de punto? Pues muy sencillo, porque no he querido comerme la cabeza y he ido por orden alfabético, y como la “G” va antes que la “P” pues empezamos por el tutorial de “Iniciación al ganchillo”.

Os recomendamos que veáis el vídeo porque a parte de las explicaciones, también veréis donde lo hemos grabado. Con estos videos tutoriales, también queremos enseñaros lugares y cosas bonitas. Hoy estaremos en un lugar espectacular, así que ya sabéis, en cuanto terminéis de leer este “post”, haced click en el vídeo y veréis que vistas más chulas y espectaculares…

Antes de empezar el tutorial, quiero daros tres consejos que os serán útiles tanto para iniciaros en el ganchillo como en el punto:

CONSEJO 1

Tener un buen material, unas buenas agujas y un buen hilo o lana. Esto os facilitará el aprendizaje y más adelante la realización de vuestros proyectos.

Cuando tenía la tienda física, venían clientes que decían que para probar se habían ido a una tienda de estas que venden de todo y muy barato y que se habían comprado unas agujas y lana o hilo y que les costaba mucho trabajar con aquel material. Yo les ofrecía mis productos y en cuanto los probaban todos me decían que no había ni punto de comparación, que con aquel material daba gusto trabajar, y que de verdad, valía la pena pagar la poca diferencia de precio que había.

Una buena aguja os hará que la labor corra más e incluso si tiene forma ergonómica, os será mucho más fácil manejarla y trabajar con ella. Y una buena lana o hilo, os va a dar un tacto más suave, la caída del tejido será diferente y la durabilidad será mucha mayor, OJO, siempre y cuando seas cuidadoso a la hora de lavar y de tratar el tejido ya que hay que tener en cuenta que al tejerlo a mano es más delicado que los hechos a máquina y normalmente se utilizan materiales más naturales que los que usan los grandes fabricantes.

Así que os animo a que entréis en nuestra tienda on-line www.kintiknitter.com o que os acerquéis a una tienda especializada de vuestra zona.

CONSEJO 2

Tenéis que estar preparados para el aprendizaje y con ganas de hacer y deshacer, ¿por qué os digo esto? A ver, aprender la forma de hacer los puntos es súper fácil, en cuanto veáis como se hacen seguro que lo pilláis rapidísimo, lo que es difícil es que todos los puntos te salgan más o menos igual y que les deis la misma tensión para que no quede uno súper apretado y otro súper flojo y eso se consigue a base de practicar practicar y practicar.

Me acuerdo que cuando aprendí ganchillo, mi abuela me decía que hiciera lo que fuera, cuando lo tenía hecho, me cogía y me decía que lo tenía que deshacer y volver a empezar, y así fue como aprendí a hacerlo todo más o menos igual.

No entiendo el porque, pero hay mucha gente que le da miedo o rabia deshacer, lo de la rabia lo puedo llegar a entender pero el miedo a deshacer algo que está mal no acabo de entenderlo, para que quieres algo que te ha quedado hecho un churro si luego no vas a aprovecharlo, yo aconsejo a deshacer mirando lo que habíamos hecho, vamos…, que aconsejo a que no se tire del hilo a lo loco, fijarse un poco va muy bien, porque en muchas ocasiones deshaciendo te das cuenta de donde has cometido el fallo, así que fuera prejuicio y miedos al tema de deshacer, es más, si os acostumbráis a deshacer lo que queda feo, siempre haréis trabajos perfectos.

Así que ya sabéis, para aprender hay que hacer y deshacer y sobretodo, no desesperaros, tener paciencia porque si os bloqueáis fijo que os sale muy feo, así que a relajarse y a disfrutar porque de eso se trata.

CONSEJO 3

Este consejo es más una observación a modo de información.

Todos los fabricantes en las etiquetas de los ovillos de lana o hilo pondrán las agujas indicadas para trabajar ese material. Os saldrán estos símbolos:

Las que son dos agujas cruzadas se refiere a las agujas de punto y la otra que sale, como podéis ver se refiere a la de ganchillo.

Cuando te ponen dos medidas, en este caso 7-8, ¿cómo sabremos cual nos irá mejor?. Muy sencillo. Normalmente cuando se empieza a tejer se tiende a apretar, es de forma involuntaria por miedo a que se escapen los puntos, por esta razón se debería utilizar la aguja más gorda, en este caso sería la del nº 8. A medida que vayáis haciendo y practicando, puede que cambiéis la tensión y hagáis el punto más flojo o más suelto, entonces se tendría que utilizar la aguja más fina, en este caso sería la del nº7.

Igualmente, a medida que vayáis haciendo, iréis teniendo agujas de todos los grosores, así que os recomiendo que antes de realizar una labor, hagáis una muestra con la lana o hilo que vayáis a utilizar, el punto que vayáis a hacer y varias agujas de diferentes grosores, montáis unos 20-25 puntos y hacéis varias pasadas con cada aguja y entonces veréis con cual queda mejor o a veces te quedas con la aguja con la que más cómodo has tejido. Incluso si no os convence como os queda con las agujas del 7 ni las del 8 podéis utilizar una de cada, yo eso lo hago muchas veces.

Ahhhh!!!! Algunos fabricantes, también indica el n.º de agujas con las siglas “USA” al lado, esas son las medidas para los tejedores que utilicen las agujas americanas, son diferentes unidades de medida ellos utilizan las pulgadas, pero el grosor es el mismo, en España o Europa utilizamos los milímetros, por eso tenéis que utilizar los grosores que no ponga “USA” al lado.

Bueno, pues estos eran los tres consejos que queríamos daros, ahora ya sabéis, para la explicación tenéis que hacer click en el link que os dejo de nuestro canal de YouTube. Espero que las explicaciones os resulten fáciles de entender y sencillas de ejecutar, que os guste mi forma de explicar y sobretodo que disfrutéis muchísimo en vuestra iniciación al ganchillo. Esperamos vuestros comentarios, vuestros “me gusta”, que lo compartáis en todas vuestras redes sociales y que os suscribáis a nuestro blog y a nuestro canal de YouTube.

Besitosssss!!!!!

MARTA “Kinti Knitter”

 

PRESENTACIÓN

Hola a tod@s!!!
Por fin vamos a comenzar a colgar post / videos tutoriales en nuestro blog para enseñar a hacer punto y ganchillo desde cero. Sabemos que hemos tardado mucho en empezar, pero como tod@s sabéis los inicios son muy difíciles y lentos.
Este es un proyecto en el que la imagen y la voz será la mía, pero tengo la ayuda inestimable de mi marido Paco, de mi madre Quinti y seguro que en alguna ocasión podré contar con la ayuda de alguna amiga que pueda enseñarme cositas nuevas y así enseñároslo a tod@s vosotr@s, de ahí que esté hablando en plural, porque KINTI KNITTER no soy yo sola y espero que poco a poco vayamos siendo más gente.
Creemos que ya que vamos a utilizar mi imagen y mi voz para grabar los tutoriales para enseñar a hacer punto y ganchillo, lo más lógico es que os explique mi experiencia en el mundo de la aguja y de donde me viene la afición.
Me llamo Marta y mi pasión por tejer viene de la mano de mi abuela Valeriana y de mi madre Quintina (Quinti para la familia y amigos) y sí, nuestro nombre Kinti Knitter es en honor a una de las personas más importantes de mi vida, la que me ha enseñado todo lo que sé y que sin duda siempre está ahí, esa persona es mi madre, con la cual comparto algunas aficiones entre las cuales están hacer punto y ganchillo.
Mi abuela Valeriana, por desgracia la única que conocí, me enseño a hacer ganchillo. Era una mujer extraordinaria, cariñosa y bondadosa a la que le encantaba hacer ganchillo, era toda una experta, hacía verdaderas maravillas y todo lo hacía de cabeza, no utilizaba patrones, siempre la recuerdo haciendo algo, terminaba una cosa y empezaba otra. Cada verano íbamos mi prima Gema y yo a Mata de Alcántara, el pueblo donde vivía nuestra abuela, y nada más llegar nos tenía preparados un kit de ganchillo para cada una, por las tardes nos poníamos las tres a hacer ganchillo y así fue como aprendí, esas tardes nunca se me olvidarán. Muchas veces, cuando estoy haciendo ganchillo me viene a la memoria aquellos momentos que compartí con mi abuela y mi prima Gema y la verdad que siempre se me dibuja una sonrisa en la cara.
El punto me lo enseñó a hacer mi madre, ella es una experta haciendo, punto, ganchillo, bolillo, macramé, punto de cruz, bordar, coser…. como os podéis imaginar yo he crecido entre lanas, hilos, telas… Recuerdo que cuando hacía primaria, que en mi época era EGB, durante dos años, mi madre junto a otra mamá de la Asociación de Padres del colegio, hicieron de profesoras de una actividad extra escolar para aprender a coser, hacer ganchillo y hacer punto, yo ya sabía hacer punto, pero ahí perfeccioné mi técnica e hice mi primer jersey, aún me acuerdo como era, se trataba de un jersey de primavera, con hilo verde pastel y blanco, y en el delantero llevaba dos trenzas, la verdad que mi madre me guió, me supervisó y me ayudó a rematarlo, pero el resto lo hice yo sola.
Durante la adolescencia dejé las agujas de lado, fue una época de muchos cambios, cambié de domicilio, dejé una ciudad como L’Hospitalet de Llobregat para venir a vivir a un pueblo como Sant Andreu de la Barca, que ha crecido mucho, pero en aquella época era un pueblo pequeño, empecé a estudiar Formación Profesional, a hacer nuevas amistades, a salir con mis amigos y a tener la cabeza llena de pájaros, así que es normal que dejes de hacer según que cosas y yo dejé las agujas. Al cabo de unos años, como muchos de mi generación, me hipotequé y al no poder destinar mucho dinero para los regalos de mis amigos, fue cuando volví a coger el hábito de tejer y empecé a hacer regalos chulos y exclusivos a todos mis amigos. Después apareció en mi vida el que hoy es mi marido y entre el enamoramiento y que mi situación mejoró un poco, dejé otra vez las agujas, pero esta vez las volví a coger enseguida, ya que me di cuenta que cuando hacía punto o ganchillo, me relajaba muchísimo de todo el estrés del trabajo, así que nunca más me he vuelto a desenganchar.
No sé si a vosotr@s os ha pasado, que cuando vais a una tienda de lanas e hilos, os quedáis embobados y pensáis “que bonita, como me gustaría tener una tienda como esta”, a mí me pasaba casi siempre que iba a una de ellas, así que cuando me quedé sin trabajo en plena crisis y tras estar un tiempo haciendo entrevistas sin conseguir trabajo, mi marido y yo nos lo planteamos y decidimos montar KINTI KNITTER.
Por si no fuisteis a KINTI KNITTER os la describo brevemente, era una tienda súper chula, muy cuca, con un montón de lanas, hilos, un montón de colores, de diferentes calidades, y a parte de vender, destinamos un trocito de la tienda al “Rincón de Tejer” donde nuest@s client@s podían sentarse a practicar, aprender nuevas técnicas, enseñarse los unos a los otros o enseñarme ellos a mí, y fue donde me di cuenta que enseñar mola mogollón, es súper gratificante ver que alguien que no sabe prácticamente coger una aguja, le enseñas los puntos básicos y al cabo de unos días vuelve con un trozo de labor o incluso con un cuello o una bufanda acabada, la verdad que para el que enseña es muy gratificante ver con que ilusión vuelve la persona a mostrarte lo que ha hecho. En la época que tuve la tienda física, trabajé más que en toda mi vida, pero puedo aseguraros que fui súper feliz y estaba súper contenta, no me importaba trabajar como una burra, ya que lo hacía para mi negocio y para personas que les gustaba lo mismo que a mí.
Por diferentes motivos, con muchísima pena, cerramos la tienda física, fue uno de los peores momentos de mi vida, estaba súper afectada y muy triste, pero entonces fue cuando a Paco mi marido, se le ocurrió la genial idea de seguir con nuestra tienda, pero desde otro lado, desde el mundo cibernético, así que abrimos la tienda on-line http://www.kintiknitter.com, sabemos que no es lo mismo que el trato personal, porque aquí no tienes a la persona física delante, además, algunas de nuestras clientas eran mayores y no están metidas en el mundo de Internet, pero desde la tienda on-line llegamos a mucha más gente y en cierta forma también puedo realizar el mismo trabajo, ya que puedo asesorar y ayudar a tod@s nuestr@s client@s. En http://www.kintiknitter.com podéis encontrar prácticamente lo mismo que en la tienda física, incluso más cosas y si no encontráis lo que buscáis, nos lo decís y seguro que nosotros os lo conseguimos.
Pero después de llevar un año con la tienda on-line, siento que me falta el tema de enseñar, no sé como explicarlo…, pero cuando montamos la tienda física, yo lo hacía para vender lanas e hilos y asesorar a nuestr@s client@s, pero cuando vi lo chulo que es enseñar casi que me gustaba más que vender y por eso lo hecho tanto de menos, así que hemos pensado que ahora, la mejor forma de enseñar es abrir un Blog y colgar post / videos tutoriales en KINTI KNITTER’S BLOG para enseñar a hacer punto y ganchillo desde cero e ir añadiendo dificultad poco a poco.
Bueno, ya os he explicado mi experiencia en el mundo de la aguja y nuestro proyecto, os pedimos que si tenéis alguna sugerencia, nos la digáis y cuando lleguemos al nivel que nos solicitáis, colgaremos el post/video tutorial.
Espero que os haya gustado este post y el video que hemos hecho, que os suscribáis a este Blog y también a nuestro canal de YouTube, que le deis a “me gusta” y que lo compartáis en todas vuestras redes sociales, nuestro pensamiento es “cuantos más seamos, más cositas iremos haciendo”.
Muchísimas gracias por leer nuestro post y ver nuestro video y nos vemos muy prontito en nuestro primer tutorial!!!!!!!
MARTA
Video de presentación

Se aproxima una nueva aventura…

Hola tod@s,

como bien sabéis los que nos venían a visitar a nuestra tienda física y nos seguían a través de Facebook, Kinti Knitter va a empezar una nueva aventura, esta vez on-line, y dejaremos nuestra tienda del centro comercial Marina Center.

Kinti Knitter se pasa al mundo del ciberespacio, un mundo nuevo y por ahora desconocido que nos deparará muchas oportunidades al ampliar nuestro alcance (o eso esperamos). Pasaremos de estar en el barrio de Bellvitge, a estar en todo el territorio nacional y quien sabe… quizás en otros países. Es lo que tiene la famosa globalización y las nuevas tecnologías.

Nos da mucha pena el irnos, ya que el trato personal es fundamental y primordial para el ser humano y para Kinti Knitter, y el dejar de ver a nuestras clientas habituales nos da mucha pena, pero…

Saludos y gracias a todas las personas que nos han visitado en nuestra tienda física.